Los principales enemigos de tu cabello ¡Aléjate de ellos!

Los principales enemigos de tu cabello ¡Aléjate de ellos! Descubre los factores que perjudican al cabello y las pautas a seguir para protegerlo.

El cabello está expuesto a numerosos agentes que lo estropean y dañan provocando un cabello quebradizo, débil y áspero.

Es cierto que son muchas las veces que dañamos el cabello de forma involuntaria con gestos diarios, pero hay factores externos que alteran la estructura de los folículos pilosos, empeorando su estado.

 Estos son los principales enemigos del cabello…

¡Toma nota! de  cómo puedes protegerlo para presumir un cabello fuerte, sano y brillante.

Usar en exceso el secador o plancha resta calidad al cabello, al utilizar estos elementos térmicos de forma continua y a una temperatura muy elevada, podemos llegar a dañar el cabello.

Una alimentación incorrecta también debilita el cabello, una dieta rica en verduras, frutas y legumbres ayuda a mantener en buen estado la fibra capilar.

Ten en cuenta que lavar el cabello con agua muy caliente disminuye el brillo capilar. Lo más adecuado es lavarlo con agua tibia,  porque si la temperatura es demasiado alta, puede provocar exceso de sebo en el cuero cabelludo. Se recomienda “hacer el último aclarado con agua a una temperatura más baja que la del lavado, ya que favorece el cierre de las cutículas capilares,  haciendo que el cabello tenga mucho más brillo.

Los recogidos tirantes provocan la rotura del cabello

Peinar el cabello de forma tirante y sujetarlo con horquillas o gomas que lo tensen demasiado producen la rotura de las fibra capilares.

La falta de hidratación cuartea el cabello. Si no se mantiene el cabello hidratado se altera la capa hidrolipídica, de forma que el cabello se vuelve seco y áspero, perdiendo suavidad. Para mantener el cabello siempre hidratado el uso de acondicionador es indispensable.

El estrés provoca la caída del cabello de forma difusa durante un periodo determinado de tiempo. Esta pérdida de cabello es debida a una alteración en el ciclo capilar que afecta a los folículos pilosos que se encuentran en la fase de crecimiento anágena y que saltan directamente a la fase de caída o telógena. El doctor Foglia destaca que “el organismo reacciona ante el estrés y libera corticoides, produciendo en el folículo piloso una estimulación de las glándulas sebáceas, que aumenta la producción de sebo y una disminución de la concentración de oxígeno intrafolicular, con un consecuente debilitamiento y posterior caída”.

Los rayos solares debilitan los folículos pilosos. Los rayos ultravioletas, específicamente, penetran en las cutículas y provocan una deshidratación del cabello que modifica su propia estructura, es por ello que durante el verano el pelo sufre más y en septiembre podemos notar el cabello áspero, reseco y sin brillo.

La contaminación afecta al cabello volviéndolo seco y sin brillo. La polución disminuye la calidad del cabello y provoca una descamación del cuero cabelludo favoreciendo la aparición de caspa. Las partículas contaminantes producen un peor estado de la cutícula, ya que desordenan su estructura dando como resultado un cabello  quebradizo. Los cabellos grasos son los más perjudicados por esta alteración en la atmósfera porque se ensucian más fácilmente.

 

Fuente: Mujer Élite

 

Volver al inicio

Ver más productos

Ir a la tienda

 

Post a Comment